Inicio>>EKS>>Cultura corporativa>>Sembrando en tierra fértil

Contactame

X


Alicia Mercado

"La tecnología nos está enseñando a ser humanos de nuevo"- Simon Mainwaring

Sembrando en tierra fértil

Por Alicia Mercado
23 septiembre, 2020

Sembrar y cosechar no solo es cuestión de la semilla, la fertilidad del terreno es crucial para la abundancia de los frutos que se obtienen. En EKS estamos convencidos que cada uno de los colaboradores es tierra propicia para desarrollar a la empresa como parte de su propio crecimiento, pruebas nos sobran.

En repetidas ocasiones hemos escuchado que dentro de una empresa hay tal o cual empleado apático, que no le gusta participar, que siempre trabaja sólo, pero, ¿alguien se ha dado a la tarea de investigar qué es lo que sucede con esa persona? La respuesta es sí, hay cientos de enfoques que radican en ayudar a las organizaciones a detectar y saber trabajar con sus colaboradores para el crecimiento mutuo.

Aunque parezca difícil de comprender, las organizaciones pueden promover la espiritualidad, y no, no estamos hablando en sentido teológico. Hablamos de la espiritualidad que reconoce que las personas que trabajan con nosotros, no solo son mentes, también son espíritu, y esto las lleva a la búsqueda del significado de su trabajo, así como a darle un propósito de vida al mismo.

Las personas dentro de su trabajo desean ser parte de una comunidad, conectar con otros seres humanos, saber que, dentro de ese ecosistema organizacional, existen más como ellos, quizá, con las mismas inquietudes, gustos o ideas.

Con lo anterior caemos en la cuenta de algo que muchas veces se encuentra más allá del poder que puede tener la empresa; crear el tan anhelado Sentido de Pertenencia.

Pero, ¿Por qué una organización tendría que ocuparse en esto?

Si bien, las empresas son ecosistemas “independientes” se encuentran dentro de un entorno global y no conforme con ello, al interior de la misma hay micro-ecosistemas que en este caso son nuestros colaboradores quienes como seres humanos participan en otros hábitats del entorno global.

Por tanto, las organizaciones son afectadas por sus integrantes todo el tiempo, es por ello que deberíamos estar ocupados en nuestros trabajadores, para que influyan de forma positiva, porque donde hay ambientes sanos, la oportunidad de mejorar la productividad es superior que donde el contexto de la organización es insano.

Dicho de otra manera, una organización saludable trabaja para la endocalidad, que se traduce dentro de las empresas, como esa capacidad que tienen sus individuos para mantenerse en calma, con tranquilidad, seguridad, confianza, pero, sobre todo, disposición hacia la acción positiva; es decir, lograr esa conexión entre empresa y personas para conseguir una sinergia interna.

¿Y cómo individuo que debo hacer?

La respuesta, puede parecer simple, pero en realidad es bastante compleja para llevarla a la práctica: “Buscar dentro de mí, lo mejor que tengo y esto emplearlo todos los días en mi trabajo”

  • Los pensamientos: fomentar aquellos que tengan como base el “si yo estoy bien, mi organización también”
  • El desarrollo: si dentro de la empresa te han inscrito a un curso, taller, charla o plenaria, deja de considerarlo como “más trabajo”, visualízalo como la oportunidad que tienes de mejorar una capacidad o conocimiento, que, si te va a mejorar a ti, seguro lo hará también para la empresa.
  • Equipo de trabajo: ¿Quién dijo que sería fácil trabajar en equipo? Este puede ser un reto importante para muchos profesionistas, sin embargo, el fomentar buenas relaciones dentro del equipo al cuál perteneces los llevará juntos a un mejor rendimiento, oportunidades y resultados.

“No es posible tener una organización excelente, dinámica, capaz de perseguir resultados positivos, si el componente humano se halla perdido o confundido” Ken O’Donell

En el mundo ya hay muchas empresas enfocadas en su colaborador para el logro de objetivos y EKS no es la excepción.

Estamos convencidos que cuando nos centramos en nuestros colaboradores la suma de los esfuerzos da resultados positivos exponenciales.

Como bien dicen, en los momentos de crisis es cuando te reinventas o desapareces, en EKS elegimos reinventar a nuestros colaboradores, a través de un taller de diferentes técnicas que estamos seguros fortalecerán su espíritu colaborativo y su sentido de pertenencia hacia nuestra organización.

¿Qué buscamos?

Si bien EKS, ya cuenta con una cultura definida de la organización, estamos conscientes que es importante preparar a los trabajadores en todos los sentidos, y esta vez fue la ocasión idónea para hacerlo a través de la enseñanza de herramientas cognitivas que impactarán tanto en su vida personal como en el trabajo en equipo y definitivamente en su crecimiento profesional.

Queremos dotar a nuestro personal de instrumentos que para ellos serán un beneficio, pero para EKS también, y es que nuestra cultura va en línea con la creencia de que todo lo que siembras en un colaborador será fruto para tu organización, debido a que las organizaciones no pueden crecer cuando mantienen en el rezago a sus trabajadores; y, por el contrario, aquellas empresas decididas a invertir en el talento humano, están haciendo la mejor inversión para el futuro.

Un talento bien tratado, donde es escuchado e incluido para nuevos proyectos, que se siente parte de la toma de decisión de la empresa, es un talento que el día de mañana, llevará a la organización a un estado superior; con ideas, con pasión, con conocimiento, empoderado de saberse apreciado y perteneciente a ese lugar.

En conclusión, las empresas si tienen la necesidad, aunque muchas aún no lo han identificado así, de crear los ambientes adecuados para que exista ese sentido de pertenencia del colaborador con su entorno laboral, desde el amor por lo que hacen todos los días, hasta el orgullo que les cause hacerlo.

Siendo así partícipes activos de la generación de la endocalidad en su organización y asegurándose al mismo tiempo un futuro exitoso.

Suscríbete al boletín