Contactame

X


Oscar Marín

Este autor aún no ha completado ningún detalle.

La nómina: Pilar de la empresa

Por Oscar Marín
18 octubre, 2021

Siempre ha existido la discusión en los negocios sobre cuál es el área más importante, una interrogante similar a la del dilema sobre si en la evolución existió primero el huevo y la gallina. A diferencia de la segunda cuestión surgida entre biólogos y filósofos, en el mundo de los negocios la primera pregunta se vuelve relevante al darnos cuenta de que de las organizaciones dependen de muchas personas y que las decisiones pueden tener impactos positivos y negativos.

¿Y entonces? ¿Qué fue primero? ¿El área de producción o la de recursos humanos?

El dilema lleva siglos sin respuesta y puede seguir sin una conclusión contundente, pero al adentrarnos en el estudio de cómo es que operan las empresas podemos plantear argumentos que nos tomar mejores decisiones.

Idalberto Chiavenato planteó en su libro Introducción a la Teoría General de la Administración lo siguiente:

“Las organizaciones son creadas para producir alguna cosa: servicio o producto. Por lo tanto, utilizan la energía humana y la no humana para transformar materias primas en productos o servicios”.

Sabemos entonces que las organizaciones operan con recursos humanos y materiales. Podemos entonces aventurarnos a buscar una respuesta a nuestra primera interrogante: ¿Cuál es el área más importante en una empresa?

Si bien todas las áreas son importantes pues contribuyen a alcanzar objetivos, con las implementaciones que en EKS hemos realizado en México y el extranjero para diferentes divisiones dentro de las organizaciones, hemos detectado tres áreas pilares para alcanzar la visión empresarial:

  • Finanzas: Administra la parte económica de la empresa.
  • Nómina: Administra la administración de remuneración de los empleados.
  • Ventas: Administra los clientes y las ventas.

La importancia de una buena administración de la remuneración puede convertirse en un área estratégica en la implementación de un ERP. Aunque tengamos un producto de gran calidad y con rotación de ventas alta, ninguna empresa alcanzará sus metas si no retribuye de manera correcta y en tiempo a sus colaboradores. Ahí la nómina puede convertirse en un gasto o una inversión.

Por definición la nómina es considerada como un gasto ya que emplea dinero que sale de la bolsa de la empresa, pero con una visión financiera correcta, podríamos hablar de la nómina como una inversión a corto, mediano y largo plazo si se cuenta con las herramientas adecuadas.

Imaginemos el siguiente escenario:

Tenemos una empresa que recicla platicos y fabrica botellas PET. Los colaboradores fueron contratados con una nómina quincenal. Dentro de las políticas de la empresa les pedimos que lleguen de manera puntual y que hagan su trabajo de la manera más eficiente y sin problemas. Hacen su parte y se genera una producción que cumple con las metas establecidas. A cambio de esto ellos esperan que la empresa retribuya su trabajo en tiempo y forma.

¿Qué pasa si los sistemas que operan la nómina no son el todo eficientes y la nómina se retrasa tres días? Lo primero que podemos imaginar es una huelga, motines y demandas, pero no estaríamos viendo el panorama completo. También tendríamos un déficit en las ventas de ese mes, renuncias y un impacto en la psique de los colaboradores pues empezarían a desconfiar de la empresa y a futuro se generaría baja productividad por la incertidumbre percibida. Este es un ejemplo de cómo la nómina puede y debe considerarse como un pilar entre las organizaciones y más que como un gasto, en realidad como un área en la que hay que invertir todos los esfuerzos para operar con eficiencia.

En conclusión, todas las áreas dentro de las organizaciones fungen un papel de suma importancia para cumplir la misión. Esta puede ser generar ganancias económicas, comunicar, generar alimentos, transformar materias primas u ofrecer un servicio, pero al analizar estratégicamente las áreas podemos definir que la nómina es de suma importancia para las empresas. Así, invertir en tecnología eficiente puede generar procesos más rápidos y con ellos satisfacer las necesidades de nuestros colaboradores.

    Suscríbete al boletín