Contactame

X


Jahir Rosas

Este autor aún no ha completado ningún detalle.

El desarrollo profesional

Por Jahir Rosas
31 marzo, 2022

A lo largo de los últimos años el desarrollo profesional ha apostado por un nuevo estilo, uno que consta de suplir la forma tradicional de formación continua a un desarrollo profesional que pretende además apreciar el aprendizaje y la mejora mediante el proceso en la toma de decisiones complejas, esto, durante el ejercicio y la práctica. Así, a lo largo de nuestras carreras hemos logrado con este cambio avances significativos en nuestro ámbito profesional.

La reflexión se forma como el núcleo, la parte principal de cada una de las ocupaciones en contexto con el desarrollo profesional y se contempla como el valor que se incorpora en los puntos contextuales y sociales que son parte de los inconvenientes de salud.

Actualmente el modelo empresarial que aprenden como ejemplo las organizaciones, se caracteriza porque saben aprovechar todos sus recursos y resultados para nutrir las ocupaciones de reflexión de su personal.

Al final encontramos ciertos ejemplos de ocupaciones específicas que promueven la reflexión en el seno de una empresa, como la autoauditoria y la revisión entre partes dentro del portafolio de capital humano.

Los primeros intentos de aproximación a la formación continua a partir del aprendizaje se lograron por medio del término de formación en servicio. Por cierto, el concepto tenía que ver con comprender el trabajo de los expertos de la salud como un servicio al cliente o comprador y desde ese momento comenzó el desarrollo de todos esos puntos que permitirían aprender de la información que el propio servicio proporcionaba.

Con esta simulación al puesto uno se daba cuenta de los resultados poco satisfactorios del servicio o producto prestado, así, se orientaba por una solución en la línea de la capacitación y el aprendizaje que cambiará a una optimización en el futuro de dicho servicio. De forma coherente el aprendizaje podía ser más eficiente si se desarrollaban en el mismo servicio, esto valiéndose del óptimo desarrollo profesional como medio para tomar consciencia del problema y además llevar dichas alterativas de soluciones.

Al decir verdad, sí había cualquier aspecto claro que determinaba el aprendizaje y optimización en las ocupaciones formativas del desarrollo profesional, siguiendo las soluciones pasadas en la resolución del mismo problema, era justamente el haber detectado necesidades formativas y algo un poco más relacionado a una buena detección de necesidades que realizar la formación en el propio puesto de trabajo.

Esta idea de la formación en servicio nos acerca por otro lado a una de las caras de las tácticas de calidad a partir del desarrollo de las teorías cognitivas del aprendizaje, en las que asumimos que los verbos aprender y mejorar son sinónimos. No posee sentido imaginarse situaciones donde la práctica profesional se logre porque alguien logre aprender algo independientemente de las probables mejoras que se obtengan con el servicio.

El desarrollo profesional tiene mucho que ver con la estabilidad que uno alcanza mientras corrige su acción profesional al tomar decisiones. Desde luego que esta estabilidad involucra continuamente cualquier grado de aprendizaje. Además, es notable que el logro va más allá de sólo aprender.  Al final la sensación de estabilidad se relaciona con la de optimización en el grado de competencias y con el término más abstracto, no por esto menos usado, de ejecución personal y profesional.

La manera que tiene el profesional de conseguir su desarrollo en el trabajo es prácticamente desde procesos de revisión de su propia labor que conllevan a la estabilización. La gestión de esa revisión puede materializarse, como observaremos después, de maneras bastante distintas y es fundamental comprender que el proceso de revisión es constantemente el común denominador en toda actividad de desarrollo profesional. La revisión involucra la mirada hacia adentro de lo que se está realizando y hacia dónde vamos. Esto es fundamental puesto que saber desarrollar la función de introspección incide en los procesos de calidad. El profesional debería encarar la voluntad de preguntarse a sí mismo sobre eso que posiblemente no ha realizado de forma correcta. Ya que con la autoretroalimentación el proceso de reflexión nos lleva al siguiente nivel de desarrollo profesional.

En contexto, comprendemos que los expertos nos guiamos por dos tipos de teorías una vez que intentamos analizar nuestras propias actividades:

  • Las teorías expuestas o adecuadas que se moldean continuamente con eso que esperamos de nosotros mismos pues viene de representar la manera en que la sociedad espera que evolucionemos nuestra práctica.
  • Mientras que, de manera en ocasiones subliminal y casi desconocida, permanecen las teorías de la acción o teorías en uso, como nuestra experiencia.

Po otro lado están los argumentos típicos que motivan y mueven nuestra manera de abordar la profesión. Normalmente todos pensamos y actuamos según las teorías adecuadas una vez que realmente son las teorías de la acción las que conducen nuestras actividades. En la medida en que esta indicación no logre salir como se desea, se hace bastante difícil que mejoremos y por consiguiente aprendamos sobre los errores a prueba y error. La supervisión de nuestro trabajo es la manera de romper la barrera de las teorías adecuadas y de ejecución. Solamente de esta forma tendremos la posibilidad de romper las denominadas barreras defensivas de corrección de errores, esos argumentos y pensamientos que nos sirven para continuar con la creencia de que actuamos según las teorías propuestas de acuerdo con el proyecto y que nos impiden darnos cuenta de que son otros los motivos de nuestras propias actividades.

Este proceso de revisión que conlleva muchas veces un análisis de la manera de laborar y por consiguiente cambios que buscan la optimización mediante la mejora continua y el aprendizaje, es el que nos lleva a desarrollarnos profesionalmente. Seguro que en el trayecto de cada proceso existe aprendizaje, sin embargo, el éxito se expresa como satisfacción de la labor bien realizada y como ejecución personal por medio de la optimización en cada una de nuestras tareas. Recuerda que para llegar al éxito se requiere persistencia, rechazos, sacrificios, disciplina, trabajo duro, dudas, fallas y riesgos.

    Suscríbete al boletín