Inicio>>EKS>>Cultura corporativa>>¡EKS con sus Nike bien puestos!
¡EKS con sus Nike bien puestos!

Por Maritzelena Zamora
28 agosto, 2020

Una variable muy importante para la productividad y evolución de las compañías es, en definitiva, “la cultura organizacional”. Este conjunto de valores, principios, normas, procedimientos y conductas que comparten todos los integrantes de la plantilla de una organización, es lo que la distingue de otra y le permite unificar la dirección que debe tomar la empresa. Aquí no importa el nivel de gestión del organigrama de la compañía ya que los elementos nombrados anteriormente, son soportados por la misma Misión, Visión y Objetivos.

La cultura de una compañía nace a partir de las primeras experiencias que viven los colaboradores y que con el tiempo ayudan a determinar con precisión esa visión y misión que realmente tiene la empresa. Además, define el funcionamiento de la compañía en el día a día y es tangible por medio de las conductas y rutinas de trabajo de los colaboradores.

Cuando existe una definición acertada y precisa de los valores, las normas básicas de comportamiento y los procedimientos laborales que deben realizarse en la compañía, se puede decir que se ha logrado establecer una cultura organizacional y ésta puede ejercer una enorme influencia sobre la manera como se comportan, conviven y desarrollan sus labores los miembros de la plantilla.

Los comportamientos individuales de cada colaborador dependen directamente de la relación, comunicación e interacción que tenga con el resto del grupo de trabajo. Por lo tanto, la cultura organizacional puede potenciar y desarrollar al máximo las habilidades de los colaboradores, pero también limitarlas cuando está mal definida.

Por ejemplo, Nike es una empresa fundada en la época de los 60´s que se ha convertido en una de las marcas más poderosas del planeta, logrando trascender fronteras y romper paradigmas como ninguna otra. En sus más de cincuenta años de existencia ha tenido que reinventarse, trabajar fuertemente y crear una cultura organizacional capaz de aprovechar el máximo potencial de los colaboradores. ¿Cómo lo ha hecho?  En 3 Pasos:

  1. La base de la innovación en Nike es contar con un grupo de empleados talentosos. Cuenta con programas de entrenamiento diseñados para fortalecer las competencias de su equipo de trabajo. De esta manera, aseguran su capacidad para afrontar nuevos retos. Se apoya en la definición de procesos en los que se tiene claridad sobre quién debe tomar las decisiones.
  2. Nike considera que las innovaciones ocurren cuando los equipos son inclusivos y diversos. Además, creen que su fuerza de trabajo debe reflejar la diversidad de los consumidores de sus productos y son las diferencias individuales las que traen nuevas perspectivas que son capaces de expandir los límites de la creatividad. Ellos fomentan una cultura diversa para elevar el valor de los intercambios de ideas entre los miembros de su equipo de trabajo.
  3. Minimizan los obstáculos al alto desempeño del empleado eliminando las barreras a la creatividad y con un conjunto de redes de empleados que promueven la conciencia cultural frente a las diferencias para así construir un sentido comunitario al interior de la organización. Es completamente Inclusivo y prueba de ello es que tienen un enfoque especial en el empoderamiento de las mujeres, que representan el 48% de su fuerza de trabajo mundial.

Mark Parker, CEO de Nike, define así la orientación de su cultura: “Uno de mis temores es ser una compañía grande, lenta, constipada y burocrática que está feliz con su éxito”.

Muchas veces, un nuevo colaborador puede tardar en adaptarte a la cultura organizacional de la empresa que le ha contratado. Lo ideal es derrumbar las barreras comunicativas, culturales y de comportamiento que impiden su correcta inclusión en el equipo para lograr un rendimiento óptimo que eleve la productividad.

La cultura organizacional debe ser transmitida con claridad a cada empleado para asegurarse de su asimilación y cumplimiento. La comunicación interna es sin duda el vehículo fundamental para que el talento humano asuma la cultura de la empresa. De esto depende que los directivos y jefes puedan transmitir adecuadamente los principios, acciones, valores y metas corporativas que van a definir la cultura de la organización. La definición de esta cultura en las organizaciones es el reflejo mismo de lo qué es y lo que persigue la compañía, teniendo como principal función el establecimiento de una identidad corporativa única que pueda ser transmitida a cada colaborador, además de generar un compromiso entre la plantilla para con la compañía y viceversa.

Muchas compañías pueden fracasar en la ejecución de la estrategia por no tener una cultura organizacional coherente. Este término que hace referencia a la forma de pensar, sentir y actuar, distingue a los miembros de una organización, pues se trata del reflejo de las creencias más profundas, de los valores, normas y tradiciones que, de cierta manera, definen la personalidad de cualquier empresa.

En EKS nos esforzamos por tener una cultura organizacional bien definida, diversa, inclusiva y que promueva el talento de cada colaborador, elevando el valor de los intercambios de ideas entre los miembros de cada equipo de trabajo y, al mismo tiempo, fortalecer nuestras ventajas competitivas en el mercado.

Te puede interesar

Por Juan Vásquez Cuahutle

Cultura corporativa

BLOCKCHAIN representa una evolución en la forma de hacer negocios, resulta muy difícil que haya manipulación de los datos y de ocurrir resulta fácil detectarla. Con la llegada del gigante de Redwood a esta arena se da certeza al futuro de esta tecnología.

20 julio, 2020

Por Daniela Sturich

Cultura corporativa

Las aplicaciones de Oracle Fusión se han diseñado para garantizar que las empresas puedan modelarse para cumplir con los requerimientos legales, de gestión y operación

3 julio, 2020

Suscríbete al boletín